Valoració de la visita a La Panera i el Museu Morera de Lleida, d’Ignacio Granero

LaPanera
Sala exposicions al Centre d’Art La Panera

El sábado 2 de julio se cerró esta temporada de Cafés de Patrimoni con la visita a Lleida. Allí conocimos el funcionamiento de dos instituciones: el Centre d’Art La Panera y del Museu d’Art Jaume Morera. La ciudad del Segre nos recibió con el calor propio de la época, pero también con el calor humano de las personas que nos acompañaron durante toda la jornada haciendo de perfectos cicerones.

La primera parada fue en el Centre d’Art La Panera, cuyo nombre se debe a la primitiva función que tuvo el edificio desde época medieval, el de almacén de trigo. En la adaptación como centro artístico se encontraron unas columnas de la construcción primitiva en el piso inferior, que las dejaron visibles. La Panera abrió en 2003 en un barrio estigmatizado de la ciudad, con un vecindario heterogéneo, lo que marcó claramente la acción de la institución sobre el entorno. La responsable del Servei Educatiu de La Panera, Roser Sanjuan, explicó cuál es el papel de la institución en cuanto a la educación y mediación cultural. Para empezar, se destina el 10% del presupuesto de La Panera al departamento de educación. Además, como mediadores culturales no están implicados sólo los responsables del Servei Educatiu, sino el resto de trabajares de la institución e incluso personal ajeno, como los comisarios, artistas, técnicos del ayuntamiento, etc.

La Panera tiene la voluntad de acercar el arte contemporáneo a todos los públicos y creen en ello más allá de esta frase hecha. El arte no está destinado a un tipo de consumidor cultural, sino a toda la sociedad, que merece disfrutar de una experiencia estética. Es por eso que La Panera ha proyectado diferentes acciones artísticas –la mayoría dirigidas por los artistas que están en residencia dentro de la exposición- a diversos colectivos y más allá de las salas de exposiciones. Roser Sanjuan nos explicó varios ejemplos: trabajan desde hace más de 10 años con guarderías de Lleida, a las que acercan el arte contemporáneo y la creatividad. También crearon el proyecto Artihospital en colaboración con la Unidad de Oncología del Hospital de Lleida y el fotógrafo Jordi V. Pou en el que los “residentes” en el hospital –pacientes, médicos, enfermeras, familiares de los ingresados- fotografían el edificio para facilitar la experiencia artística dentro de un ámbito alejado de la misma y crear lazos de comunidad entre todos los integrantes del día a día en el hospital. Con el ayuntamiento colaboran en los Plans de Millora de Barri, con buenos resultados: destaca la acción con personas sin techo, a las que el artista Edgar dos Santos dotó de cámaras de usar y tirar, con las que cuentan su vida cotidiana a través de las fotografías. Gracias a estas imágenes los técnicos de los servicios sociales han podido informarse de aspectos desconocidos de sus usuarios. Como parte final del proyecto, los sin techo se fueron a hacer una sesión fotográfica con el artista, indicando cómo debía encuadrar las fotografías. Casi todos los proyectos se han acompañado de una documentación artística que visibiliza la acción creativa con diversos colectivos en exclusión social.

Además, existe una app para Iphone en la que algunos artistas han creado obras para esta plataforma. Toda una apuesta por el arte en las nuevas tecnologías.

En La Panera no existen espacios educativos específicos como pueden tener otros museos. Hay un centro de documentación con una completa bibliografía para todos los públicos que puede funcionar de espacio polivalente, pero también se ha pensado en otros lugares en los que trabajar con los grupos de visitantes. En la primera sala se cuenta siempre con artistas y/o diseñadores para que elaboren en sus cuatro paredes –y en el suelo- obras gráficas en relación con un tema concreto. La obra que pudimos ver era una reinterpretación del diseño gráfico y la tipografía, realizada por Marta Cerdá. Al lado, se ha abierto un espacio para los más pequeños, el miniPanera: un lugar en el que se selecciona bibliografía para niños adaptada al tema de la exposición, junto con material elaborado para la ocasión. En los dos pisos pudimos disfrutar de sendas exposiciones: la colectiva “Mons (im)posibles” y la de Francesc Torres, “Què en sap, la història, de mossegar-se les ungles” conviviendo con la de Santiago Ydáñez “Troquel”.

La siguiente parada fue en el Museu Jaume Morera, en el centro de Lleida. Actualmente ocupa el espacio del edificio del casino de la ciudad, por lo que se trata de un edificio histórico en el que algunas de las salas respetan la elegante decoración original, como la sala de baile. En el Museu Morera tuvimos la oportunidad de visitar la exposición de Xavier Gosé, un monográfico del pintor e ilustrador ilerdense que estuvo también en el Museu Nacional d’Art de Catalunya.

El director del Museu Morera, Jesús Navarro, explicó las vicisitudes de la institución, cuya misión es la de conservar y exponer la producción artística más destacada de los artistas locales. La situación actual en un edificio poco adaptado a los usos como museo –muchas escaleras, accesos limitados para público con necesidades especiales, poca flexibilidad en las salas, etc- llevó a pensar desde hace años en trasladar la colección a otro lugar. A principios de siglo XX se ideó crear un edificio para el museo justo al lado de La Panera; las dos instituciones estarían unidas por un módulo central en el que se situarían los servicios comunes a ambos centros artísticos. Pero la crisis provocó que este proyecto fuera desechado, lo que también afectó a La Panera, ya que ha tenido que adaptarse al limitado espacio construido: por ejemplo, los despachos del personal le han quitado terreno a las salas de servicios de los visitantes. Hoy ya existe un proyecto en firme sobre la mesa: ubicar el Museu Morera en el edifico que ocupaba el Palau de la Justícia de Lleida. Pudimos ver los pliegos oficiales, donde está ultimado –de momento en el papel- hasta el último detalle cómo será la institución en las 5 plantas del edificio.

En resumen, el mundo cultural de Lleida está más activo que nunca gracias a dos de sus instituciones de arte, el Centre d’Art La Panera, que está consolidado en España como un referente del arte contemporáneo; y el Museu Jaume Morera, que se espera que en los próximos años adquiera un mayor protagonismo a todos los niveles.

Ignacio Granero
@SocialCultura
Historiador de l’Art i autor del blog La Cultura Social

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s